Gonzalo de Berceo 
EDAD MEDIA:: El Mester de Clerecía ::
ENLACES :: Escuche ejemplos del catálogo ::  
 
 

Durante el siglo XIII surge el Mester de Clerecía, la escuela de escritores cultos (clérigos mas propiamente) que eligen el romance como lengua literaria y que a diferencia de la literatura juglaresca, sus obras son formales y su temática es religiosa, histórica – como el Libro de Alexandre que relata la vida de Alejandro Magno - o novelesca como el Libro de Apolonio.

El Mester
La "definición" de este mester se origina en este verso del Libro de Alexandre:

Mester trago fermoso, non es de juglaría
mester es sin pecado, ca es de clerecía.
Fablar curso rimado por la cuaderna vía
a sílabas contadas, ca es grand maestría.

La cuaderna vía es la forma de de estrofa y rima utilizada por este culto mester.

El mester de clerecía coexistió con el de juglaría; y ambos terminan usando el mismo idioma, dirigiéndose al mismo tipo de público y toman temas populares.

Los "Juglares Clericales" intentan contrarestar los efectos pecaminosos e inmorales que se le atribuye al juglar profano.

Gonzalo de Berceo
El principal representante del Mester de Clerecía en lengua castellana es Gonzalo de Berceo, el primer poeta de nombre conocido. Sus obras tratan sobre las vidas de santos ligados a los monasterios en los cuales él vivió y a los cuales dedicó gran parte de su vida.
Berceo utiliza un lenguaje sencillo, que llegue al pueblo, con formulismos usados por los juglares y toques de humor ingenuo, pues él buscaba un fin netamente didáctico y propagandístico, se podría decir. El se llamaba a sí mismo juglar de Santo Domingo y trovador de la Virgen.

Escuchen en enlaces este poema de Gonzalo de Berceo recitado por el actor español Pedro María Sánchez, titulado "El Pobre Caritativo”, el Milagro V de la obra de Berceo "Los Milagros de Nuestra Señora".

El Arcipreste de Hita
En el s. XIV empieza a aparecer la "burguesía”, las primeras universidades y nace un nuevo espíritu, menos teocéntrico, más humano, pragmático y vitalista, a pesar de la sombra de la Inquisición, donde importa más lo humano y menos lo divino (aunque los autores no puedan decirlo abiertamente).

De esta época se destaca Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita con su Libro de Buen Amor (1330-1345). Se sabe poco de la vida del Arcipreste; su obra está escrita en primera persona, pero esto no quiere decir que sea una autobiografía. El Libro de Buen Amor es una ficción autobiográfica amorosa que cuenta los numerosos intentos de seducción por parte del arcipreste, intentos que suelen acabar en fracasos. En una obra tan variada que pierde su coherencia, escrita en un estilo popular rico y variado con múltiples rasgos juglarescos que debió deleitar a todos los que la escuchaban – y aun sigue deleitando. El carácter de Juan Ruiz permea toda su obra: es irónico, crítico con su época, transgresor.

El actor español Manuel Dicenta, nos recita una Serranilla del Arcipreste, tomada de su "Libro del Buen Amor": "Cántica De Serrana

Paco Ibañez musicalizó dos fragmentos de poemas del Arcipreste que muestran claramente su irónica personalidad. Escuchen "Lo Que Puede El Dinero” extraído del Libro de Buen Amor: "donde hay mucho dinero, hay mucha bendición".

También pueden escuchar "Aristóteles lo dijo” donde apoyándose en el filósofo griego nos dice:

" Yo, como soy humano y, por tal, pecador,
sentí por las mujeres, a veces, gran ardor.
Que probemos las cosas no siempre es lo peor;
saber el bien y el mal y escoger lo mejor."

Existe gran coincidencia entre la obra del Arcipreste y la literatura de los goliardos, esos poetas y clérigos mendicantes de los siglos XII y XIII que se burlaban de la hipocresía de la Iglesia y proponían el placer como respuesta a la fugacidad de la vida [Los Carmina Burana son el mejor testimonio de este arte].

Recopilación realizada por hugo cuevas-mohr